Sí, excepto en aquellos productos con procesos artesanales en los que podría haber una mínima diferencia en el acabado.